¿Cómo afecta el sexo los resultados deportivos?

resultados deportivos

resultados deportivos

En una entrevista reciente con la estadounidense Ronda Rousey, ganadora del Campeonato de la UFC en su categoría de peso gallo, admitió que antes de entrar en el ring trata de tener tanto sexo como sea posible. “Para Lenta.ru” He decidido averiguar cuál es el papel del sexo en la vida de los atletas profesionales.

Hay una gran cantidad de mitos sobre cómo afecta el sexo el rendimiento deportivo. Durante años los entrenadores se han obsesionado para que sus deportistas no tengan sexo la noche anterior de un partido importante, pero la verdad es que no hay un dato de peso que compruebe que tener relaciones sexuales antes de hacer deporte tenga efectos negativos en tu rendimiento.

Los investigadores rusos basándose en información científicamente fundamentada, han afirmado que las relaciones sexuales antes de hacer deporte afectan de manera muy diferente tanto a hombres como a mujeres. En las mujeres había una repercusión incluso positiva, ya que la práctica sexual eleva los niveles de testosterona en su sistema lo cual las ayuda a mejorar su resistencia y aumentar su fuerza y velocidad.

Sin embargo, para los hombres no hay tanta suerte. Los hombres no deberíamos tener relaciones sexuales antes de realizar cualquier deporte para no perder el poder, ya que en los hombres la eyaculación tiene un precio bastante caro que se paga con energías. Según los expertos, un montón de diversión vacía al atleta y deja sin ánimos de entrenar.

Sin embargo, el sexo altera tantos aspectos de nuestro cuerpo que resulta imposible determinar que solo haya efectos negativos en los hombres. Un hecho probado es también que el sexo es una necesidad por lo tanto nuestro bienestar físico y mental depende de nuestra vida sexual. Por ello otros cientos de expertos opinan que tener relaciones sexuales antes de hacer deporte puede ser beneficioso.

Como afecta el sexo nuestro cuerpo

Cuando pasamos una semana, solo una semana sin tener relaciones sexuales, nuestro cuerpo comienza a emitir señales de frustración sexual. Comenzaremos a percibir nuestro ambiente de forma diferente, haciendo que posiblemente todo lo que nos diga nos moleste. Esto se debe a que la falta de sexo reduce las endorfinas y genera estrés.

En el deporte, es sumamente importante, más allá de la habilidad física que un atleta pueda tener, la velocidad mental del atleta. La clave entre marcar la diferencia o no en el terreno de juego está en la forma en la que el jugador puede interpretar y reaccionar a las situaciones que se le presentan en la cancha. Esa claridad mental es lo que hace que recordemos a Jordan por encima de otros atletas que posiblemente tenían las mismas condiciones que el pero eran mucho menos astutos.

Para que un deportista de elite pueda reaccionar una milésima de segundo antes que el resto, es importante que lleve una vida tranquila, sin muchos contratiempos. Es por ello que para un deportista el sexo resulta indispensable para poder tener un estado mental óptimo para competir y resaltar entre otros profesionales de su mismo nivel.

Está comprobado que el sexo mejora nuestro estilo de vida, nos hace mas lucidos y mejora considerablemente nuestro humor. Esos estados de ánimo y esas energías se van a reflejar en el cuerpo del deportista y en la forma en la que utiliza sus habilidades y cualidades. De este modo el deportista podrá hacer cosas que se le dificultarían si se encuentra estresado o con una vida poco satisfactoria.

Sin embargo, no todo es bueno en relación al sexo. Si bien mentalmente estaremos lucidos y frescos, a nivel físico puede que el acto sexual nos pase factura. Uno de los ejercicios más completos es el sexo, cuando tenemos relaciones sexuales todo nuestro cuerpo trabaja, en especial los glúteos y el abdomen. Estos dos grupos musculares son los más utilizados en la mayoría de los deportes en los cuales es necesario correr.

Si antes de un encuentro sometemos a nuestro cuerpo a una sesión de sexo demasiado intenso, es posible que al momento del partido nos encontremos agotados, sin energías y muy apáticos. Es en este factor en el que la mayoría de los entrenadores de futbol del mundo se fijan para prohibir a sus deportistas tener sexo al menos la noche anterior de un partido.