Ejercer el acto deportivo

ejercer el acto deportivo

ejercer el acto deportivo

Ya en el momento de ejercer el acto deportivo, la sexualidad debe estar, ahora sí, prácticamente anulada. Es decir, si la competición es un día determinado, se aconseja casi en un 90% abstenerse de actos sexuales, no porque vaya a influir dicho acto completamente, sino que no se aconseja prácticamente ningún ejercicio aparte de los pre-calentamientos  asignados al deportista, más allá de los motivos normales del rendimiento, sino por afectar algún musculo, o que un mal movimiento deje afuera al jugador, en tal caso.

A pesar de que ya vemos hoy día la sexualidad como un tema totalmente sano previo a los partidos importantes –en el caso del futbol-, hay algunos que pagaron, de alguna manera, muy cara su intervención sexual. Maxime Lestienne fue uno, que fue conseguido en una habitación con su novia previo a un campeonato de futbol contra Italia, y le fue asignada una condena y  suspensión durante seis largos meses.

Quizás una condena demasiado larga, porque habrá quienes hayan tenido el acto sexual de igual manera, pero no hayan sido descubiertos. Sería una incertidumbre, que vale más validarla como la vida privada del jugador, y mejorar su vida sexual a través de, únicamente, consejos frecuentes, que mejoren el rendimiento del mismo.

Los estudios dicen unas cosas, pero hay jugadores y deportistas que hacen otras. El considerado Atleta del Siglo, Mohammed Alí, conocido y legendario boxeador, restringió sus actos sexuales por aproximadamente seis semanas antes de una pelea que consideraba de alta importancia de , y ya sabemos lo que consiguió: un oro olímpico. Quizás es pensar en superstición, quizás influye únicamente su golpe y su destreza, pero confió en abstenerse a ciertas actividades, y vaya que le funcionó.

Hay otros como Ronaldo Nazario, que utilizan el sexo como motivación y relajación, pero no un sexo de alto nivel, sino uno un poco más tranquilo, pasivo, que sirva como relajación total para el jugador, y que haga que salga al campo de juego un poco más serenoy de , de forma que pueda mantener las fuerzas para ese mismo juego y los entrenamientos posteriores.

Los deportistas más excéntricos, en general, opinan que el sexo es base para relajarse como jugadores. Kyrgios también dio su palabra, y aseguró que siempre tiene sexo antes de los partidos importantes, y vaya que le ha servido, independientemente si es una superstición. Ha sido uno de los jugadores mas reconocidos de los Grand Slam del tenis, en especial en Wimbledon y el Abierto de Australia de los últimos años.

Además de todo esto, las hormonas también mejoran su fluidez con respecto a las mujeres, y es un consejo que ha dado Francesca Schiavone. Asegura que el sexo mejora estos niveles hormonales, y se vincula directamente con el rendimiento del jugador, y más allá, con el resultado final del juego. Una afirmación un poco riesgosa, con la que se puede pensar que, sin sexo en noches anteriores, probablemente la tenista no hubiese conseguido algunos de sus triunfos más importantes.

Pero así lo afirma, y así debe creerse. La forma de pensar también es lo que debe creer el jugador principalmente, y es que el sexo puede verse como motivación o como cansancio, eso sí, siempre y cuando el descanso este presente. Hay quienes se motivan mucho más con una noche de calor días anteriores, incluso horas atrás, y hay quienes se cansa un poco más, viéndose este cansancio representado un poco más en el apartado psicológico que en el físico, pero al fin, influyente en los resultados finales.

Hay fieles creyentes, hoy día, que el rendimiento de un jugador tiene que cuidarse minuciosamente, y como lo habíamos mencionado, Guardiola es uno. Las quejas de sus jugadores todavía siguen en el aire, quizás haya algunos que no hagan caso a su mandato, y tenga relaciones sexuales a media noche antes de un partido importante. Es algo incomprobable, debido que es la vida privada del jugador.

Lo que si es cierto, es que el entrenador no para de cosechar éxitos, y se encuentra en los primeros puestos de la Premier League. Podemos decir que es por una gran plantilla, o podemos decir que sus consejos con respecto al

rendimiento de cada uno funcionan a cabalidad, por lo que los resultados son totalmente justificados.

El deporte ha revolucionado la forma en que se trabaja el físico de los jugadores, y ha hecho que los jugadores y entusiastas crean una gran cantidad de supersticiones con diversas actividades, algunas acertadas, otras equivocadas, pero que han llevado a través de diversos consejos a personajes al olimpo del deporte mundial.

El remo trainera es un ejemplo de poner en duda la sexualidad con respecto al deporte, y es que la forma en que la resistencia exige a sus practicantes es descomunal. Es un deporte claramente de resistencia, y, si apuran un poco, fuerza. El sexo también lo es, y de alguna manera, por esto se relacionan.

Para poder rendir de mejor manera en este deporte debemos tener, prácticamente, una respiración perfecta, pero también haber asegurado horas de sueño, que, si no se obtienen, quizás el rendimiento baje un poco más.

Esto se ve apoyado, más que todo, por los boxeadores. Ya mencionábamos a Muhammad Ali como uno de los que decide abstenerse al sexo en días u horas anteriores a una pelea, pero también la campeona mundial Svetlana Kulakova aseguraba que prefería no tener relaciones sexuales antes de la pelea.

Suena como una especie de superstición por parte de algunos deportistas, pero viéndose reflejada en una disciplina más específica, como el boxeo, empieza a creerse su influencia un poco más. Y vaya que los que se abstienen al sexo han tenido buenos resultados, que lo digan personajes icónicos del deporte como Ali y Kulakova.

Las evidencias están, y son demostradas a través de estudios. Pero no solo esto, hay también personajes que utilizaron la sexualidad en el deporte de otra forma: para demostrar su inocencia con respecto al dopaje. Este señor fue el español Daniel Plaza, en el año 1996, que convenció a todos de su inocencia de consumo de sustancias prohibidas con una mujer con la que tuvo relaciones una noche antes de la prueba.