Las relaciones sexuales en los deportistas

 relaciones sexuales

relaciones sexuales

En la medida que ha avanzado el Siglo XXI ha habido preguntas a temas que se consideran sencillos, pero que la respuesta ha requerido diversos análisis tecnológicos que puedan dar resultados cuantitativos, y, a pesar de que se han hecho a lo largo de la historia, en muchos casos los resultados se contradicen, dando como conclusión una incertidumbre a la hora de ofrecer una respuesta concreta.

Este es el caso de la influencia de la sexualidad en los deportistas, y, en general, en el deporte. La pregunta es, ¿se recomienda mantener relaciones sexuales antes o después de una actividad o competición deportiva? Diversos estudios dicen que sí, debido al porno argentino que el deportista asiste a sus prácticas y competiciones un poco más relajado, otras dicen que no, porque desgasta o trasnocha, de alguna manera, al jugador.

Esto ha arrojado una gran cantidad de prohibiciones o limitaciones a los jugadores a lo largo de la historia, sin tener base exacta de lo que puede afectar en su rendimiento. Uno de los que cree esto, es Pep Guardiola, actual técnico del Manchester City, que prohibió a sus jugadores mantener relaciones sexuales en horas posteriores a la medianoche, una decisión que condena al desgaste del jugador, por el hecho de ser relaciones sexuales y por el hecho de estar, de alguna manera, despiertos a altas horas.

También, en su momento, Zenon Jaskula, un ciclista que logró conseguir la tercera posición en el Tour de Francia de 1993 mencionaba que al sexo hay que aplazarlo por lo menos un mes antes de la competición, para que el estado de forma del ciclista se vea favorecido de mejor manera. Una decisión compleja, difícil, y más si no es tan fácil ver si los resultados tienen que ver con la decisión.

Sin embargo, esto puede ser fácilmente considerado una superstición, debido a la percepción natural del hombre de interpretar el semen como una sustancia energética en el cuerpo, o, además, la influencia de la relajación que invita el post-sexo. Esta relajación es básicamente la misma independientemente del tipo de consumo: sexo o porno, ya que el hecho de producir el semen es suficiente.

Uno de los estudios más importantes para comprobar este hecho se hizo en los Estados Unidos en el año 95, y arrojaba un resultado que daba por hecho lo que pocos pensaban: los que habían tenido sexo y los que no, la noche anterior,

tuvieron básicamente los mismos resultados, por lo que no se hacía relevante el hecho de haber incluido la sexualidad pocas horas antes.

Desde este momento, los deportistas que pudieron conocer el estudio se ligaron un poco más al sexo, debido que el mismo aseguraba que formaba parte de los métodos de relajación, y, al contario, aumentaba su rendimiento, por algunos motivos relacionados con el autoestima, la motivación y el mismo estado de relax que esto incluía.

Hoy día, los estudios se siguen realizando, y es que los científicos incansables quieren dar lo mejor con respecto a la tecnología a sus jugadores o a los clubes e instituciones en los que trabajan. En la actualidad, se han hecho estudios que van en contra con lo antes mencionado, y dan como resultado que la influencia de la sexualidad no afecta el rendimiento de un jugador, siempre y cuando tenga un margen mayor a dos horas de haberse producido, de forma que el cuerpo tenga tiempo de descansar naturalmente.

Este resultado se basó en diversos estudios, en el que el primordial fue uno de los años 80, que daba como resultado un –si- con respecto al índice de influencia del sexo en el rendimiento del jugador. Y, por supuesto, el rendimiento no era el mejor.

Actualmente no es así, y los médicos y científicos marcan que el tema no fue estudiado de manera correcta, por lo que decidieron profundizarlo, y dar como resultado un –no- rotundo, tanto, que mencionan que el sexo podría tener hasta un efecto beneficioso, un tema que se contradice totalmente al pasar de los años, y que invita a creer en los resultados actuales debido a la mano importante que aporta la tecnología de hoy.

Ahora, la influencia de las actividades nocturnas no son tan afectadas según estos estudios por la sexualidad, sino, más allá, por la falta de sueño. Y esto se hace un poco más normal, porque la carencia de sueño afecta hasta los no deportistas, y el rendimiento es bajo en cualquier actividad de las personas que han tenido poco sueño o el que no acostumbran a tener, y, por supuesto, es superior en los deportistas este bajo rendimiento, por la gran cantidad de trabajo físico que debe imprimir su cuerpo.

A pesar de esto, los estudios arrojan resultados en pruebas únicamente especializadas en el sexo, pero no en la masturbación, o su vínculo con el porno. Habría que pensar, si con respecto a la sexualidad, el acto físico que ejerce el deportista provoca un rendimiento bajo en los siguientes días de competición, y si, con solo masturbarse, este rendimiento no se ve afectado. Es, quizás, una diferencia muy pequeña, pero los resultados pueden ser considerables.

El papel de la sexualidad en los deportistas ha cambiado mucho, y van haciendo este cambio a razón de su interés de mejorar, a través de dietas, suspensiones, consejos y demás, van siguiendo las autorizaciones de sus trainers principales, que quieren lo mejor para ellos y se basan en estudios especializados para lograrlo.

Estos estudios se hacen muy curiosos, además, por la testosterona en el hombre. Sabemos que aumenta por diversos motivos, pero hay quienes aseguran que el acto sexual la aumenta de tal forma, que hace que los siguientes días de competición sean un aliciente de velocidad, rendimiento y resistencia; un sinónimo a decir que es mucho mejor tener relaciones sexuales días anteriores para poder rendir de mejor forma.

Muy diferente a los estudios de décadas pasadas, y hasta de estudios de la época de Grecia, donde se creía absolutamente todo lo contrario.